Las altas temperaturas favorecen la proliferación de microorganismos patógenos que generan un proceso de descomposición de los alimentos, principalmente los de origen lácteo, pastelillos, embutidos, ensaladas a base de mayonesa y guisados, que al consumirlos traen como consecuencias enfermedades gastrointestinales, advirtió el nutriólogo adscrito a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 39 del IMSS, Ernesto Sedano Casillas.
“Ahora que ya inició la temporada de calor, hay que evitar que la comida o cualquier otro alimento permanezca por más de dos horas al medio ambiente, ya que la temperatura que prevalece en estos meses favorece la proliferación de microorganismos patógenos”, dijo.
Destacó que esta enfermedad se manifiesta con náuseas, vómitos, diarrea y cólicos, apareciendo entre las 4 u 8 horas de la ingestión. Mencionó que afecta a todos los grupos de edad aunque puede dañar más a los niños y los adultos mayores. Para evitar este tipo de enfermedad provocada por la contaminación de los alimentos recomendó a la población, manipular los alimentos con la debida higiene para evitar contaminarlos, usar agua purificada, hervida ó clorada para preparar sus alimentos y bebidas, mantener limpios los utensilios de la comida, lavar las frutas frescas y vegetales con agua limpia antes de comerlos. Use un cepillo cuando sea posible, para quitar gérmenes y residuos, cocinar los alimentos completamente.